Concurso en Laguna Loma Danesa,

Concurso en Laguna Loma Danesa,

Concurso en Laguna Loma Danesa,

Concurso en Laguna Loma Danesa,

24/4/11

Murió don Aurelio, el creador de las boyas Don José .


Aurelio Fonts marcó un antes y un después en la calidad de boyas en Tucumán, a partir un estilo artesanal propio y de excelencia. Los pescadores tucumanos estamos de luto.

La noticia de su muerte nos pegó fuerte. Tanto en el corazón como en el recuerdo. Aurelio Fonts era un tipo apegado a la vida y a su pasión: la fabricación de boyas, bajos y otros implementos de pesca que "investigaba" para que sean útiles. Era tan bonachón como exigente con él mismo a la hora de darle forma al pedazo de madera para que terminara en una prolija boya lapicera, un trompito o un puntero. Por eso se distinguían sus productos: las boyas "Don José" tenían marca registrada; la de la calidad y la eficiencia.
Don Aurelio, sin temor a equivocarnos, deja su recuerdo en las cajas de todos los pescadores tucumanos. Acaso ¿alguién no compró alguna vez sus boyas y descubrió la diferencia? Por eso es que su partida nos golpea el arcón de los recuerdos y desperdiga imágenes de cuando erámos chicos o jóvenes, o tal vez adultos, de esas jornadas de pesca cuando nos sentíamos "ganadores" e "infalibles" porque usábamos "Don José".
Vaya desde nuestro lugar de trabajo, de sus amigos y de la comunidad de pescadores deportivos de Tucumán un reconocimiento a la labor y al aporte de don Aurelio, y nuestro apoyo a su familia en es difícil trance. Dios lo bendiga amigo.
Quizá el nombre de Aurelio Fonts (73 años) no le diga nada. Pero si se agrega que es el creador de las boyas “Don José”, seguramente se disparará la memoria para asociarlo con equipamientos de pesca “made in Tucumán” de primera línea. Fonts tiene un pequeño taller en Colombia 1.032, donde pasa sus horas de jubilado (de Agua y Energía) buceando entre maderas balsas, dándoles forma a nuevas boyas o “bajos”.

“Esto me gusta, me apasiona”, le confesó a LA GACETA, ocasión en que contó parte de sus 50 años dedicados a esta actividad artesanal y sus vivencias. “En realidad aprendí el oficio de mi padre. En agradecimiento, las boyas que fabrico llevan su nombre: Don José”, explicó de arranque.
Don Aurelio nació en España y llegó a Tucumán, proveniente de Barcelona, junto con su madre, un hermano y su abuela, cuando tenía 15 años. “Mi padre puso una de las primeras casas de artículos de pesca, en 24 de Septiembre y Catamarca. Se llamaba ‘El Remanso’. Allí empecé a fabricar cañas con bambú y tacuaras. Luego se trasladó a la galería Florida, con el nombre de ‘El Pique’, donde comencé a fabricar las boyas”, precisó.
Casado y con nietos, Aurelio resaltó que dejó de hacer boyas a nivel comercial por falta de tiempo. “Además, me conviene vender en mi taller“, agregó. Respecto de sus trabajos, contó que no fabrica más algunas boyas que son “clásicas”, ya que la demanda pasa ahora por elementos más sofisticados y más efectivos a la hora de marcar el pique. “La tradicional boya lapicera no pierde vigencia, pero a otras les agrego un trompito para resistencia, para que ‘trabajen’ mejor. Todo el trabajo es manual, y el torno que uso fue fabricado por encargo y con mi diseño”, apuntó.
Pero sus ‘inventos’ no paran. Hoy impuso entre los pescadores de pejerreyes el “pendecam”, una boya puntera de lanzamiento del “torombolo” (línea de dos anzuelos), que puede marcar piques en las dos brazoladas. De aspecto rústico, responde al más mínimo “toque”. También muestra orgulloso su boya “articulada”. Este implemento de dos tramos lo recomienda para piques “sutiles”.
En la gama de balancines, su tarea es tan exquisita como con las boyas. El último logro de Aurelio es un tubo de aluminio que sostiene la plomada y los brazos del alambre acerado importado “sin memoria”, que no se deforma por el peso de las capturas. La boya está calibrada para cada unidad.
También, por encargo, fabrica moscas para pesca variada, dorados o truchas. El creador de la marca “Don José”, confesó: “si algún elemento no sale bien, no lo hago”. Es tan perfeccionista en el fileteado de colores como apasionado en su tarea: “es un placer que perdura; voy a morir haciendo esto, que es mi vida”.


Fuente http://www.noafishing.com.ar/